En línea a esta sección de la web, vamos a tratar la necesidad de un riego controlado en los campos de golf.

De todos es conocida la dificultad de mantenerlo impecable. No cabe duda que lo mejor es el agua de lluvia poco intensa, pero eso no es posible programarlo y menos en lugares secos.

Cuidados de un campo de golf

Desde que un golfista tira la bola en la salida llamada tee hasta que llega al hoyo, tiene que recorrer un camino y sortear obstáculos. Las medidas de la hierba varían según el lugar. El hoyo en un campo de golf está situado en una zona llamada green, y marcado con una bandera. En este punto la hierba tiene que ser fina, corta y el terreno bien alisado, motivo por el cual el cuidado tiene que ser minucioso. Si el césped queda aboyado por un impacto de la bola, el golfista lo debe reparar con un instrumento especial para que no interfiera en el rodaje de otras bolas.

campos de golf
Momento de lanzar

Hay que distinguir varios puntos importantes:

  • Limpieza del césped de objetos en superficie, hojas, papeles…
  • Medir el grado de humedad, el pH,  composición del terreno, granulometría, compacidad, salinidad, conductividad y permeabilidad.
  • Aplicar los fertilizantes adecuados después del estudio anterior.
  • El control del crecimiento del césped. Se debe segar con frecuencia, para evitar el endurecimiento de los tallos de las plantas. No todos los puntos tienen la misma altura.
  • Segar cuando la hierba está seca, es decir preferentemente antes del riego.
  • No segar siempre en la misma dirección. Así evitamos que se deforme.
  • La limpieza de los estanques. Hoy encontramos sistemas de ultrasonido que evitan la proliferación de hongos y algas.

Todo ello supone una gran inversión económica, tanto en maquinaria, riego y  personal. Dada la escasez cada vez mayor del agua hace que nuestro sistema de control de humedad sea muy importante en los campos de golf, tanto por el ahorro de agua como de energía.

Riego en los campos de golf

En el riego influyen varios factores:

  • Tipo de suelo: arcilloso, arenoso…
  • La cantidad de evaporación y de humedad. También la escorrentía del terreno.
  • La cantidad de reserva de agua que es capaz de mantener el suelo.
  • riego controlado en campo de golfEl tiempo según la estación y la escasez o abundancia de lluvia.
  • La intensidad del riego, normalmente por aspersión.
  • La frecuencia del riego, para que las raíces estén hidratadas y no encharcadas.
  • El momento del riego debe ser cuando la evaporación es baja.
  • El tipo de hierba. A veces diferente según en que zona del campo.
  • Mantenimiento de las instalaciones de riego.
  • El mantenimiento de los lagos.

Tipo de agua utilizada

El agua utilizada depende de la zona y puede ser:

Agua municipal que resulta cara pero fácil de conectar.

Estanques sin hongos ni algas en campo de golf
Estanques sin hongos ni algas en campo de golf.

Agua regenerada o agua residual, es utilizada si podemos conectarla fácilmente.

Canales en zonas costeras con agua de mala calidad pero útil para el riego.

Por último agua salobre o de desalinización. Tiene algo de sal que no perjudica el riego,  pero es un proceso costoso.

Por todas estas razones y dada la necesidad tan alta de riego de los campos de golf es imprescindible una buena infraestructura de optimizar el riego.

Con la tecnología plantae podemos controlar todas las zonas del campo de golf, la intensidad, la cantidad que se requiere en cada momento con  nuestros sensores de humedad y todo ello controlado desde un móvil o tablet.

Sensores de humedad enterrados en el green de un campo de golf
Sensores de golf enterrados cerca del green en el campo de golf de Altea